Apps para el financiero

Apps para el financiero

Sí, ya se sabe, “en casa del herrero, cuchillo de palo”. Pero, ¿qué aplicaciones usaría nuestro financiero, tesorero, contable, controller o apoderado en su economía doméstica? Porque no va a meter todo un CPM de Talentia Software para controlar la paga de los hijos… Ah, que es de los nostálgicos y lo lleva todo en un cuaderno de entradas y salidas o un libro Mayor de debes y haberes a bolígrafo… ¡Pues ya va siendo hora de pasarse a la era digital! Los teléfonos inteligentes han traído muchas servidumbres, pero también facilitan la gestión diaria de las cuentas, sólo hay que saber elegir la aplicación que mejor se adapte a nuestras necesidades y gustos.

Hay decenas y decenas de aplicaciones disponibles, algunas universales y otras solo en Android o en iOS (y las menos en Windows Phone y Blackberry), la mayoría gratuitas y algunas de pago (aunque micro pagos), muchas sólo en inglés y otras en varios idiomas, alguna muy completa y otras sencillas del todo, unas cuantas de gran popularidad y otras muchas sospechosas en extremo… En este sentido, los españoles son, tras turcos y holandeses, los que más usan el móvil para sus operaciones bancarias, una demanda que está entre los servicios básicos de la #GenMobile para 8 de cada 10 encuestados. Mientras, el uso de las apps bancarias ha crecido de 35% en 2012 al 45% en 2015, y sigue en aumento.

Vamos a intentar discernir unas pocas recomendables (hay casi 200 alternativas de contenido financiero en el Google Play), al margen de las que ya proporciona cualquier entidad financiera, la cual instamos a usar siempre cualquiera que sea su banco, porque cada vez son mejores y más asimiladas a la operativa de la tradicional banca on-line. Por ejemplo, permite realizar las operaciones más comunes (consultas de saldo, alarmas, transferencias…), control del gasto agrupado por etiquetas o categorías, seguimiento de productos financieros, simuladores, localización de oficinas y cajeros, etc. Algunas permiten un control directo de las tarjetas de crédito (activación, cancelación, cambio del periodo de cobro o el límite), el pago de impuestos, la recarga de móviles, incluso funciones de bróker para operar en Bolsa o cambios de divisa. Otras facilitan un contacto directo vía chat con un agente, pero en lo que más están trabajando actualmente la mayoría de los bancos es en la presentación de la información: adiós a los tediosos listados, hola hermosos gráficos y mapas de calor.

Y si bien las apps bancarias nos ofrecen mayor tranquilidad por las entidades que las respaldan, no debemos relajar nuestros filtros y sentido común, y asegurarnos antes de descargarnos y abrir aplicaciones libres en el appstore que cumplan con nuestras expectativas de seguridad. Si queremos que sean verdaderamente funcionales, hay que poner las claves de acceso de las cuentas corrientes que queremos seguir, pero debemos asegurarnos que sólo se podrá efectuar órdenes vía email o banca telefónica y no directamente desde la propia aplicación (para ello nunca dar las claves de operación); que la información viaje siempre con cifrado de máximo nivel; que nuestra ID y datos particulares permanezcan anónimos; y que no se permita compartir información de nuestros movimientos a terceros. Otra cosa a mirar es que los datos puedan sincronizarse desde una aplicación web, para que no tengamos que depender siempre del móvil y podamos también trabajar desde el ordenador.

Eso sí, en las apps gratuitas deberemos sufrir ciertas dosis de publicidad, algunas tienen versión de pago que la elimina, en todo caso es aconsejable probar primero la gratuita por si no nos convence su aspecto visual o esquema organizativo. Otros datos en los que debemos fijarnos son el número de descargas, y la fecha de la última actualización, más que de la puntuación y las opiniones, que nos darán una idea relativa de su calidad.

Es verdad que encontrar una app completa que proporcione todas las funciones que estamos esperando es muy difícil, y más si esperamos que sea gratis; de hecho, hay muchas especializadas para según qué ámbitos: así las hay ideales para controlar los gastos del coche y combustible (GasAll, Gasolina y Diesel, Gasolineras Baratas y Gasolineras España); la reserva de un restaurante (elTenedor, Restaurante y Atrápalo); viajes y desplazamientos (My Taxi, Blablacar, Skyscanner, Booking)… Obviamente, nadie te impide que también se puedan usar desde la empresa para controlar gastos operativos y de representación. Muchas de estas app tienen la estructura freemium: la descarga y la versión básica es gratuita, pero muchas de sus características internas exigen pagos añadidos para liberarlas.

Volvamos a las de control del gasto presupuestario. Aquí las tenemos decididamente domésticas (la inmensa mayoría); algunas con aspiraciones de cubrir las necesidades del autónomo, freelance e incluso pyme; finalmente otras con ínfulas de ERP. Lo mínimo que se debe pedir es que facilite la introducción de datos (incluso de escaneos o adjuntos para tiques, recibos y facturas), la gestión simultánea de varias cuentas corrientes, la posibilidad de crearlas a conveniencia de forma manual (tipo dinero de caja, monedero, efectivo…), que ofrezca información de los movimientos y balances y se puedan exportar, que sea posible una sincronización en la nube, y que haya un entorno web de respaldo para operar on-line y off-line.

Te dejamos una pequeña lista para que vayas un poco a tiro hecho:

  • Gratis y en castellano: FinTónic; Toshl; MisFinanzas; Mooverang; TusGastos/MyValue; Expense IQ.
  • Para pequeños negocios: PequeñasEmpresasContabilidad; iFacturas Pro; FacturasFácil; IVAFree, Exaccta Xpens.
  • Si no te asusta el inglés: Mint; Spendee; Financius; AndroMoney.
  • Pagar un poquito más: MoneyWiz; Monefy Pro; MiPresupuesto; GastosDiarios3; Financiator; Control de Gastos; Mobills.
  • Exclusivas para iPhone: iGasto; Next; Anfix; StockTouch; VisualBudget; aMoney Lite; DollarBird;
  • Bróker: Trading212; Plus500; LaBolsa.
  • Otras: Paypal; MyMoid; Twyp; Yaap; Splitwise.
Share Button