Gestión de caja: 10 buenas prácticas para reducir los días pendientes de cobro (DSO)

Gestión de caja: 10 buenas prácticas para reducir los días pendientes de cobro (DSO)

En tiempos de crisis, las empresas están experimentando una mayor presión sobre el dinero en efectivo. Para ahorrar dinero, garantizar el flujo de caja y reducir las necesidades de capital, se ven obligados a compensar sus gastos de forma rápida con los flujos financieros entrantes.

 

El empeoramiento del clima económico, ha hecho que se produzcan retrasos en los pagos de los clientes de las empresas. La mitad de ellos, se deben a problemas internos en las empresas; una gestión adecuada del crédito de los clientes, incluyendo la recuperación de deudas, es esencial.

 

Los días pendientes de cobro (DSO) son un componente clave de la extensión de su capital de trabajo. Durante el DSO, mayor es su riesgo general, por lo tanto es necesario trabajar para reducirlos. Te damos 10 buenas prácticas que ayudarán a tu empresa a mejorar su DSO:

 

Hazte las preguntas correctas: ¿Cuáles son las posibles causas del DSO? ¿Es debido a una información errónea dada al cliente en el pago de tiempo? ¿Es un pobre proceso interno? ¿Es una falta de satisfacción por parte del cliente con los productos o servicios vendidos?

 

Comprende el riesgo del cliente: Un buen conocimiento del cliente es un requisito previo para la identificación de clientes solventes y clientes morosos. Algunas herramientas permiten identificar y grabar información sobre ese cliente para después usarlo en tu beneficio. Además, la empresa debe establecer un umbral de riesgo tolerable con cada cliente.

 

Define las reglas de gestión del crédito de los clientes: La gestión del cobro de los clientes exige unas normas y reglas, plazos y descuentos acordados previamente o en momento de contratación. Hay que asegurarse, además, de que el cliente las conoce y está de acuerdo con ellas.

 

Negocia un descuento: La empresa puede tener que negociar los plazos con los clientes “difíciles”. Para animarles a pagar más rápido, se podría ofrecer un descuento, una reducción concedida al comprador que paga antes del plazo de vencimiento.

 

Automatiza el proceso de gestión de recordatorios: Define las reglas de recuperación, entrega en caso de impago, retrasos de clientes… Todo ello será más eficaz si tienes una herramienta de software detrás, especializado para cada gestión. Una buena herramienta de gestión puede, en alguno casos, reducir los DSO.

Implementa herramientas de monitoreo: Desarrolla y monitorea los sistemas de gestión, ellos vigilarán los DSO, el impago… Las funciones de toma de decisiones de análisis y cuadros de mando integradas en una herramienta de gestión de cobro, son ayudas valiosas para el gerente.

 

Recurre al factoring: El uso del factoraje o factoring en inglés es una solución para las empresas de mediano tamaño. Consiste en la adquisición de créditos de ventas de bienes muebles. Tiene la ventaja de conseguir dinero rápido, pero puede llevar a una cierta despersonalización de la relación con el cliente. No obstante, se puede administrar de manera “confidencial”.

 

Aprovecha los servicios de seguros y bancos: Hay instituciones financieras que ofrecen servicios de seguros de crédito, para operaciones complejas o para los negocios de rutina. Este tipo de operación se adapta bien a las pequeñas empresas.

 

Educa bien a tus equipos de venta: Una buena palanca de optimización del DSO es educar bien a los equipos de venta al peligro de no pagar. Algunas empresas determinan la remuneración de sus comerciales sobre la buena optimización del DSO.

 

Desmaterializa los documentos de los clientes: Es de gran interés para la optimización de los créditos.

Share Button