Gestión del talento, ¿por qué hacer la inversión?

Gestión del talento, ¿por qué hacer la inversión?

La fidelización de las personas en la empresa es un gran reto para la mayoría de ellas. Un estudio reciente, realizado en el Reino Unido desvela que el 75% de los empleados ha solicitado un nuevo puesto de trabajo en el último año. Las empresas tienen que prevenir, de manera eficaz este problema. Para ello, lo más importante es ser transparentes acerca de lo que se puede ofrecer a cada persona en el corto, medio y largo plazo: después de todo, la progresión profesional es un factor que nos motiva a todos.

Todas las empresas necesitan sistemas que proporcionen datos de fácil acceso en cuanto al talento clave de la compañía se refiere. Una eficaz gestión del talento significa identificar habilidades, explorar cuestiones personales y centrar una planificación de carrera centrada en cada empleado.

En cuanto a la remuneración, en la mayoría de los casos suele haber una cierta insatisfacción, por tanto hay que llevar a cabo un rápido análisis y así poder garantizar que ese salario está en línea con su sector de actividad y, además, es de gran importancia que el empleado lo sepa. Invertir en el tratamiento de los aspectos básicos, como es el salario, puede desempeñar un papel muy importante en el aumento de la productividad, así conseguiremos que las personas no se sientan infravaloradas y con exceso de trabajo.

El coste de no estar comprometido con la gestión del talento puede ser enorme: además de los costes obvios, por la contratación de nuevo personal para sustituir al que sale, están los costes de integrar una nueva fuerza de trabajo que aún no se ha acoplado a su nuevo empleo y no está tan comprometida y este personal también puede crear una atmósfera negativa dentro de la empresa.

Muy importante es también tener en cuenta el desarrollo de todos y cada uno de los empleados. Un trabajo justo, equilibrado y productivo sólo puede lograrse a través de un trato igualitario, todo el personal tiene que estar en igualdad de condiciones para que sus habilidades crezcan.

A través de los programas de movilidad interna, se demuestra un compromiso con la carrera de los empleados y puede suponer un gran impulso a su moral y, en última instancia, un aliciente para que se queden. La construcción de unos factores de motivación es vital para la lealtad a largo plazo.

Share Button