El talento marca la diferencia.

La Gestión del Talento es una gestión más estratégica que administrativa. No solo concierne a los colaboradores que ocupan un puesto en la organización y que la empresa pretende mantener, fidelizar, evaluar y motivar para crear nuevos talentos, sino también aquellos que la organización quiere detectar y atraer para la realización de actividades específicas de formación.

Es un desafío doble para la organización. Se trata de apoyarse en competencias únicas en el contexto de la gestión de carreras y planes de sucesión, además de la gestión de talentos, del desempeño, de las competencias y, finalmente, de las evaluaciones.

La Gestión del Talento abarca los siguientes aspectos:

  • Evaluación del Desempeño individual: la gestión de los objetivos y competencias
  • Proceso de Desarrollo de las Competencias: cobertura de puestos clave, desarrollo del talento,…
  • Gestión de los Planes de Sucesión y Carrera: seguimiento y evolución de los talentos, desarrollo de planes de sucesión y carrera,…
  • Gestión de los Procesos de Selección: ofertas de empleo, candidaturas, curriculum, pruebas de selección,…
  • Indicadores: evaluación y seguimiento de las competencias.