Blog RH | 11 diciembre 2018

Vuelve a motivar a tus empleados de cara al nuevo año

Motivacion 2019 esp-min

La llegada del nuevo año está a la vuelta de la esquina y tras unas bien merecidas vacaciones, tanto tú como tus colaboradores y empleados refrescaréis las listas de propósitos de Año Nuevo. Y también la de objetivos laborales. Es buen momento para aprovechar ese espíritu e insuflar un nuevo empuje de motivación a todo el equipo de trabajo, despejando el camino hacia un ejercicio anual plagado de éxitos. Aquí tienes algunos consejos para lograrlo.

Recupera la perspectiva y «busca el foco» de nuevo

No hay mejor momento que el inicio de un nuevo año para recordar a tus empleados cuál es la visión que tienes de tu empresa, cuál es su función en el mercado y qué objetivos perseguiréis juntos durante los próximos doce meses. Es una estupenda forma, tanto de motivar a la plantilla como de hacerle entender a cada uno de sus integrantes cuál es su lugar dentro del organigrama, qué pueden aportar y cómo encajan dentro de esa perspectiva de conjunto.

Pon tus objetivos por escrito y anima a que todos lo hagan

También es la época ideal para diseñar planes de desarrollo personal. Redacta un listado realista de objetivos alcanzables y anima al resto del equipo a imitarte. Tanto si se trata de un listado de metas a pequeña escala como si se trata de grandes hitos a perseguir, el tenerlos por escrito ayudará a hacerse una idea de cómo se presenta el año, manteniendo la motivación. Por ejemplo, si quieres ascender, escribe qué debes hacer para lograrlo. Puede tratarse de mejorar tus habilidades y expandir tus conocimientos participando en actividades que lo favorezcan o adquirir experiencia en nuevas áreas, a través de una rotación.

Implica a los equipos en el proceso de planificación

Pide opinión e información específica a tus empleados a la hora de diseñar la planificación general. Sin apenas percibirlo estarás incrementando su motivación, al hacerles partícipes y permitirles mostrar su apoyo a determinadas acciones, ofrecer su opinión sobre ellas o compartir sus preocupaciones al respecto. Cuando llegue el momento de poner en práctica esa planificación sentirán que forman parte de la misma y será fácil para ellos pasar a la acción, en lugar de seguir un dictado externo, cuyo proceso de creación desconocen.

Afronta el Año Nuevo como un equipo

El éxito de cualquier empresa radica en la capacidad de sus integrantes para trabajar en armonía. Para asegurarte de que tus equipos de trabajo están sincronizados debes mantener reuniones grupales en las que participe todo el equipo. Es una estupenda oportunidad para debatir de manera conjunta la hoja de ruta a la que os enfrentáis, además de los objetivos que tenéis delante. No importa si se trata de una reunión en la oficina, una llamada de grupo o una video conferencia conjunta. Este tipo de encuentros ayudará a tus empleados a permanecer centrados y a saber qué objetivo común están persiguiendo.

Proporciona retroalimentación positiva

Es importante para cualquier ejecutivo con capacidad de liderazgo animar a sus empleados y ofrecerles una retroalimentación positiva sobre su trabajo. Compartir feedback positivo y constructivo puede marcar una diferencia cuantificable. Para los integrantes del equipo es importante recibir esta información de manera constante, ya que les permite crecer profesionalmente. Esta retroalimentación, así como la aprobación sobre competencias específicas o el agradecimiento por la ayuda ofrecida en un proyecto, por ejemplo, motivará y reforzará a todo el grupo. Recibir reconocimiento por los logros, tanto si lo otorga un superior como si lo hace un colega al mismo nivel, puede tener un impacto muy positivo en el desarrollo de los empleados.

¡Diviértete!

Con frecuencia, muchos empleados encuentran el trabajo e incluso el trayecto mismo a la oficina una rutina desalentadora. Resulta muy útil intentar romper esa dinámica ideando maneras de introducir algo de diversión en el día a día. Desde pequeñas fiestas de cumpleaños hasta comidas grupales y colaborativas — donde cada uno aporta un plato —, pasando por happy hours. Haz un esfuerzo por compartir una celebración con todo el equipo tan frecuentemente como sea posible. Las plantillas hace tiempo que no se involucran con culturas empresariales pobres, así que alimentar esta cultura y mantenerla fresca y divertida tendrá a la plantilla motivada, interesada y entretenida.

Escucha a tus empleados

Al aumentar tu carga de trabajo y crecer tu lista de tareas pendientes es fácil que desconectes de lo que ocurre en tu propia empresa y desconozcas en qué procesos de crecimiento andan metidos tus empleados. Y, a veces, cuando quieres subirte al carro es demasiado tarde. Por ello, es importante debatir abiertamente sobre los objetivos que tienen en su carrera profesional, sus aspiraciones y expectativas. Esto también te ayudará a entender el clima que se respira en la empresa. Con una escucha activa te anticiparás a muchos problemas, antes de que se vuelvan auténticos conflictos y prevendrás situaciones de descontento en la plantilla.

Aprovecha la oportunidad que te ofrece el inicio de año para mantener pequeñas entrevistas con tus empleados. El objetivo de las mismas debe ser el comprender las razones por las que han decidido permanecer en la empresa y no marcharse a otra. Además, es una oportunidad para comprender el grado de satisfacción  de la plantilla y el clima empresarial reinante. Sus respuestas te ayudarán a mejorar tus estrategias para retener el talento de tus empleados.

En resumen, si buscas mejorar el grado de implicación de tu gente y motivarles para el Año Nuevo traza un plan, establece objetivos alcanzables y mantén a tus empleados involucrados. Te ayudarán a lograr el éxito empresarial que buscas.

Si has encontrado útil este artículo, compártelo para ayudar a los demás.