Blog RRHH | 10 junio 2019

Gestión de talento y empleo estacional. Buscando tu diamante en bruto

Talento y empleo-min

Con la llegada de determinadas épocas del año — como la temporada estival que está ya cercana, por ejemplo — determinados sectores empresariales experimentan un pico de demanda que obliga a los departamentos de recursos humanos a invertir y reforzar el capital humano.

No obstante, la gestión del talento, si se realiza con una perspectiva estratégica, sitúa a estos departamentos en una buena posición para convertir una situación coyuntural en una ventana de oportunidad. El empleo temporal no es el único camino.

Puede tratarse de una buena ocasión para atraer talento. Y para lograr que éste pase a formar parte del equipo de trabajo de la organización de manera permanente. Asistidos con software de gestión empresarial, los responsables de la gestión del talento pueden detectar a las mejores «perlas» y trazar un camino de desarrollo profesional a medida, que haga a la empresa deseable como destino a largo plazo para ellas.

Es cierto que la temporalidad, aunque necesaria, no siempre devuelve los resultados deseados. Si, de manera recurrente, transformamos estos ciclos de temporalidad en procesos de scouting para encontrar activos de capital humano valiosos, estaremos invirtiendo en solidez a largo plazo. Y esta solidez del equipo hará a la organización más efectiva y, a su vez, menos vulnerable a los picos de demanda que nos abocan a la temporalidad estacional.

El software de gestión empresarial, un «arma de seducción masiva»

Ningún empleado o empleada que desarrolle su trabajo de manera temporal, debido a una demanda estacional, podrá ser igual de efectivo que un integrante de plantilla fijo. Aún con la mejor de las voluntades, sabe que su situación tiene una fecha de caducidad corta. Y ese no es, precisamente el mejor de los recursos motivacionales a nuestro alcance.

Gracias al software de gestión empresarial podemos abordar con algo más de ambición el ciclo en su totalidad. Podemos dar un paso más allá del Recruiting y el Onboarding. Si detectamos, gracias al software, a un potencial talento para los objetivos y procesos de trabajo de la organización seremos capaces de acometer una labor de «seducción» del mismo que resulte efectiva.

Podemos mostrarle las potencialidades y posibles mejoras que experimentaría su desarrollo profesional con programas de formación y aprendizaje específicos; también indicarle un posible camino diseñado expresamente para él o ella que le permita ascender laboralmente. Seremos capaces de conocer sus inquietudes profesionales y personales, para saber si encajan con nuestras estrategias y con las vacantes en el organigrama.

Piensa diferente, si demandas de la gestión del talento resultados diferentes

Gracias a la gestión inteligente del talento, de hecho, incluso deberíamos ser capaces de «ver» si estamos ante un «diamante el bruto» en el que es conveniente invertir a largo plazo, creando un espacio o un puesto específico con el que no contábamos hasta ese momento en la estructura.

Normalmente, los planteamientos disruptivos en momentos de tensión suelen reportar respuestas desconcertantes, pero también estimulantes. Una disposición de thinking out the box, en un contexto — el de la estacionalidad laboral — con carga negativa, puede hacer que nos reforcemos de manera permanente, cuando el planteamiento inicial era el de subsanar una necesidad puntual con un «parche».

La gestión inteligente del talento, con las herramientas tecnológicas adecuadas, puede darnos una agradable sorpresa, en cuanto a productividad y costes. Y puede convertirnos en la organización en la que todo el mundo desearía estar, con independencia del momento del año del que estemos hablando.