Blog RH | 26 marzo 2019

La igualdad como factor de empoderamiento de tu Capital Humano

desiguadad por genero-min

Tu Capital Humano es el activo más importante con el que cuenta tu empresa, no hay vuelta de hoja. Tus ratios financieros, tus balances, tu producto y tus proveedores, tus inversiones,… Todo ello contribuye a un buen estado de salud empresarial y te mantiene en la senda del éxito, sin duda. Pero sin la gente que sostiene todo ello, no eres nada. La gestión del talento es una de las labores estratégicas a las que tienes que prestar más atención. Y una perspectiva igualitaria de esa gestión de recursos humanos solo te reportará beneficios.

La presencia de la mujer en la realidad empresarial ha cobrado mucho protagonismo en las últimas décadas, afortunadamente. No obstante, el movimiento feminista que está recorriendo las conciencias a lo largo y ancho del planeta nos advierte de que el camino que queda por delante aún es largo y difícil. Está en tus manos adoptar una perspectiva auténticamente feminista — es decir, defensora de la igualdad de género — en el manejo de tu capital humano. Es una oportunidad única para que tu empresa utilice el empoderamiento femenino como un valor diferencial.

Tu objetivo debe ser la eliminación de la brecha salarial 

De acuerdo a Naciones Unidas, por término medio, las mujeres siguen ganando en todo el mundo un 23 % menos que los hombres en el mercado de trabajo por el mismo empleo o dicho de otro modo, las mujeres cobran 77 centavos por cada dólar que ganan los hombres. Aunque el sentido común clama contra esta injusticia, la triste realidad es que en las empresas privadas y públicas la brecha salarial aún se resiste a desaparecer.

Si en la gestión de tu capital humano utilizas herramientas de software de gestión empresarial podrás monitorizar, tanto los pagos de nóminas, como otros incentivos de tipo económico. Te resultará muy fácil, de hecho, identificar si existe alguna tendencia que contribuya a perpetuar la desigualdad. Una vez identificada, tu principal objetivo debe ser eliminarla de raíz. A igual perfil, competencia, responsabilidad y trabajo debe corresponderle un mismo sueldo. Aquí es donde la tecnología te puede ayudar a identificar y recompensar a cada persona por su desempeño y no por cuestión de género.

Elimina barreras en las esferas directivas 

Del mismo modo, debes permanecer vigilante ante la existencia de posibles «techos de cristal» en tu organización. No hay normas explícitas, políticas definidas ni prácticas que hagan tangible este obstáculo, pero los datos son incontestables:  en España, sólo un 22,5% de las empresas del IBEX-35 cuentan con una mujer como consejera, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). También existen barreras en la potencial evolución de las carreras profesionales, si hablamos de mujeres.

Tu empresa debe enviar un mensaje claro a todos los integrantes de tu capital humano. Si deseas desarrollarte profesionalmente, las posibilidades de formación, evolución, rotación laboral y ascenso no deben estar limitadas bajo ningún concepto por cuestiones de género. Tampoco en los puestos de más responsabilidad y con labores directivas.

La conciliación familiar igualitaria, un atractivo añadido

Muchos de tus empleados y empleadas — tanto en plantilla como potenciales, de cara al futuro — valorarán muy positivamente que en tu empresa existan políticas activas, eficaces e igualitarias de conciliación familiar. Este tipo de dinámicas también pueden diseñarse de forma efectiva con software de gestión empresarial. Ningún integrante de tu plantilla, sin importar si es hombre o mujer, tiene que plantearse la elección de cuidar a su familia o prosperar, en la esfera profesional. Si te diferencias por fomentar la conciliación familiar no solamente serás una organización en la que será apetecible desarrollar una carrera profesional. También será más productiva.