Blog RRHH | 28 octubre 2019

Reclutamiento: la brecha Millennial

Reclutamiento: la brecha Millennial

Para los recursos humanos, la contratación o reclutamiento suele ser una cuestión delicada. Por razones de seguridad, es más probable que un Director de RRHH favorezca perfiles experimentados y flexibles. Estas razones están lejos de los ideales de los jóvenes graduados, que se centran más en el interés que pueda tener el trabajo, las perspectivas profesionales o el entorno laboral.

Es más que notorio, que en el mundo laboral, los inicios pueden ser crueles en ocasiones para los recién llegados. Repetidas prácticas, a veces no remuneradas, a menudo aburridas en condiciones de trabajo más que limitadas… Favorecer el bienestar y el interés por el trabajo se convierte así en algo natural después de tantas dificultades. Por parte de los RRHH, el mercado laboral ha cambiado profundamente, tanto las condiciones de contratación como los requisitos. Esta realidad ha formado una división, por tanto, entre estos departamentos y los jóvenes.

Reclutar y la tentación de candidatos homogéneos

Si bien las empresas se muestran reacias a contratar con contratos indefinidos, también se muestran reacias a tomar riesgos con los perfiles de los candidatos. Un reclutador seleccionará un perfil casi “copiado y pegado” con experiencia en un puesto similar.

Por otra parte, la lista de candidatos seleccionados es ahora muy corta y a veces inexistente. Una vez que una empresa de selección ha seleccionado al candidato adecuado, el perfil se envía a la empresa, que normalmente le ofrece rápidamente un contrato sin comprobar realmente sus cualificaciones. Es un hecho que los reclutadores sospechan de la Generación Y, que es consciente de su especial relación con la empresa. Se la percibe como muy volátil, deseando conseguir un primer empleo por un tiempo relativamente corto antes de probar la experiencia en el extranjero.

La Generación Y o Millennial quiere imponer sus códigos en el trabajo

A menudo percibida como alérgica a la jerarquía, preocupada por preservar su vida privada y con el espíritu emprendedor, esta generación perturba el mundo de los negocios a su manera. La primera razón es la dificultad de encontrar trabajo, los jóvenes graduados son ciertamente flexibles sobre la naturaleza del contrato, pero son reacios a ir en contra de sus códigos. La prioridad está en otra parte, con el interés del propio trabajo como algo imprescindible. Durante el proceso de selección, el candidato será especialmente sensible a las misiones propuestas y a la total transparencia de la cultura de la empresa.

A diferencia de sus mayores, esta generación busca la aventura y no duda en multiplicar sus experiencias. La remuneración sigue siendo un factor importante a pesar de todo, generalmente debido al coste de la educación. Sin embargo, están dispuestos a aceptar una remuneración más baja si consideran que una empresa es socialmente responsable. Además, necesitan sentirse valorados por sus managers y apoyados en su desarrollo profesional.

La Generación Millennial es una generación hiperconectada, bajo la influencia de Internet y los medios de comunicación. El entorno de trabajo al que aspiran consiste en espacios abiertos, conectados y multiculturales. El trabajo en colaboración es esencial para esta generación. Respecto al management, la autoridad no funciona como tal. Un gerente debe saber cómo comunicar claramente la información e involucrar a sus equipos. De esta forma, los colaboradores verán a este manager como un modelo. La gestión participativa ya no es una opción sino una obligación, al igual que el bienestar en el trabajo.

Sin embargo, esta generación sigue siendo consciente de las realidades. Empezando por la que muestra el cambio en el trabajo y que probablemente tendrán que trabajar más tiempo que la generación anterior. Está dispuesta a hacerlo, pero necesita que su trabajo evolucione a lo largo de su carrera. Las empresas que consiguen domar a estos jóvenes titulados son las que integran estos nuevos valores.

 

Síguenos en LinkedIn