COVID-19 Finanzas | 8 junio 2020

¿Cómo afectará el ‘next normal’ a la liquidez de las empresas?

¿Cómo afectará el ‘next normal’ a la liquidez de las empresas?

Un gran número de empresas han padecido con intensidad un impacto negativo en sus finanzas, debido a la crisis que ha causado la COVID-19. Aquellas que aún no han notado sus efectos se están adaptando y preparando para que ese previsible impacto cause los menores estragos posibles. Aquellos planes planteados antes del confinamiento se mantendrán, aunque adaptados al ‘next normal’ para asegurar, entre otros puntos, la liquidez de las empresas.

Y, mientras tanto, todas las organizaciones tendrán que afrontar un minucioso proceso de planificación, sirviéndose de las herramientas necesarias, para garantizar esa liquidez, una reducción en sus costes y el reforzamiento de sus relaciones comerciales, junto a la identificación de oportunidades en la nueva normalidad para afianzar su posición en los mercados, en este momento inestables.

Los ejes de la planificación en la gestión financiera a medio plazo

La planificación que todo departamento de gestión financiera debe abordar debe ser muy detallada y no puede centrarse únicamente en la liquidez de las empresas. Tiene que contemplar varios pilares vertebradores y más de un factor, que se interrelacionan con la buena salud financiera y contable de toda la organización. Estos podrían ser:

  • La recuperación de la liquidez
  • La mejora de la eficiencia de los costes, en el día a día
  • La reactivación de los ingresos
  • La reorganización integral adaptado al nuevo entorno de trabajo
  • La búsqueda y explotación de nuevos nichos de mercado

La gestión financiera debe centrarse en seguir esta «hoja de ruta» al mismo tiempo que alinea todas las acciones con una estrategia encaminada a recuperar la normalidad, sin abrir una vía de agua irrecuperable en el ejercicio correspondiente al 2020.

Más allá de la liquidez de las empresas: qué es recomendable hacer

Con independencia de la casuística que requiera cada corporación en particular, los encargados de la gestión financiera deben acogerse a una dinámica de análisis y comportamiento muy similar, aplicable en prácticamente todos los escenarios del ‘next normal’ de las empresas.

El primer paso ineludible es realizar un diagnóstico de cuáles son los daños ocasionados por la COVID-19, dónde se ubican y cuál es su nivel de importancia. También se hace muy necesario adquirir una visión de conjunto, para comprobar qué posición en el mercado ocupa la organización y cuál es su músculo competitivo real. Otro aspecto a revisar es, sin duda, nuestro abanico de competencias tecnológicas. Sobre todo en lo relacionado a la distribución y el uso de los recursos humanos y la capacidad de la corporación para adaptarse o reforzar políticas orientadas al teletrabajo. Cómo se distribuyen los activos del capital humano y la mejor manera de optimizarlos o reforzar ese área se traduce como imprescindible.

Además de todo ello, con los datos reales de la situación en la mano, es aconsejable elaborar un plan de continuidad. Este debe tener en cuenta los pilares fundamentales que citados anteriormente – eficiencia, ingresos, liquidez, gestión de personas y nuevas oportunidades –. Habiendo identificado las oportunidades que el ‘next normal’ comporta para la organización, bien sea en el enfoque de la actividad o en la explotación de nuevos mercados, es totalmente ineludible redefinir por completo todas las estrategias de manera transversal.

Vías de financiación para sortear problemas de liquidez de las empresas

No es descartable que la empresa tenga que recurrir a fuentes externas de financiación. Y también que deba recurrir a mecanismos que garanticen la solidez financiera. Como por ejemplo el confirming, que permite el adelanto del pago a proveedores en las facturas con plazos de cobro dilatados o la variedad de opciones que componen el supply chain finance, o soporte financiero a los socios que intervienen en determinada cadena de producción, desde la orden de compra de los materiales hasta el cobro de la factura final.

En cualquier caso, si la liquidez de las empresas no quiere verse seriamente mermada, los departamentos de gestión financiera deben acometer una urgente pero profunda revisión y planificación de sus estrategias, activos, líneas de acción y recursos. Una labor para la que la inteligencia financiera y la transformación digital de las finanzas pueden resultar de una utilidad extrema. Soluciones como Talentia Financial Performance, digitalizan estos procesos. Además, facilitan el trabajo y aportan la fiabilidad de los datos que, ahora más que nunca, necesitan los departamentos financieros.

 

Síguenos en LinkedIn