Finanzas | 29 octubre 2020

EBITDAC: un indicador financiero útil para informes de consumo interno

EBITDAC: un indicador financiero útil para informes de consumo interno

Las compañías necesitan ofrecer datos continuamente actualizados a sus inversores, a los mercados o a las fuentes de financiación. Un ejemplo claro de esta necesidad creciente es la generación y generalización durante la pandemia, de un nuevo indicador financiero. Es conocido por el acrónimo EBITDAC (Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation, Amortization and Coronavirus).

Este indicador parte de los datos de EBITDA. Recoge el valor que la compañía hipotéticamente tendría en libros de no haber sido afectada su actividad por la COVID-19. Sin embargo, no está claramente definido ni ordenado por la normativa ni plenamente aceptado por bancos o entidades financieras.

El EBITDAC, una versión no ortodoxa del resultado de explotación

El EBITDA calculado a partir de los estados financieros históricos puede no mostrar una visión completa de la rentabilidad operativa. No es una medida estandarizada, por lo que en la gestión financiera es común ajustar su cálculo y presentación.

Al realizar un análisis financiero se pueden encontrar elementos no recurrentes de ingresos y gastos, u otros ingresos y gastos, que necesitarían regularizarse para presentar una rentabilidad más realista. En este sentido, un resultado ajustado recogería, por ejemplo:

  • Compensaciones o beneficios para ejecutivos que estén por encima o por debajo del mercado.
  • Ingresos no recurrentes de proyectos especiales.
  • Gastos de alquiler que no se ajustan al mercado.

En consecuencia, el impacto de las circunstancias extraordinarias debidas al coronavirus en los ingresos y gastos, justificaría realizar ajustes en el EBITDA. Por ejemplo:

  • Estimación de ingresos que se han perdido.
  • Indemnizaciones por despidos de empleados provocadas por interrupciones en la fuerza laboral.
  • Ayudas estatales extraordinarias recibidas. Por ejemplo, reducciones del impuesto sobre bienes inmuebles, actividades económicas y similares, que podrían considerarse subvenciones.
  • Costes de finalización anticipada de contratos de arrendamiento.
  • Incremento de costes por interrupciones en la cadena de suministro.

¿Se podría utilizar el EBITDAC como indicador financiero?

Sin embargo, el EBITDA ajustado según la estimación de ingresos no generados y gastos reales imputables directamente a la crisis del coronavirus no está normalizado. Tampoco se ve con buenos ojos su utilización para presentar la información financiera, ni para conseguir financiación. Este indicador altera las reglas de cálculo de las entidades financieras para determinar la capacidad real de endeudamiento de las empresas.

Miembros de AECA y distintos economistas explican que normalizar el EBITDAC como indicador supondría dejar a la subjetividad el análisis financiero de las empresas, especialmente en el caso de las cotizadas. No justifican su aplicación como norma contable o modo de reporting de la cuenta de resultados. Además, ya existen indicadores anuales que permiten valorar correctamente la situación. Pero sí puede ser útil para realizar informes de consumo interno sobre el impacto temporal de la crisis en los resultados.

En este caso, también hay que tomar el EBITDAC con mucha prudencia. El ajuste del resultado bruto no solo debe recoger los impactos negativos del coronavirus sobre los resultados, sino también otros aspectos que hayan impactado de forma positiva. Un buen ejemplo de esto serían las ayudas recibidas. Además, es difícil determinar cuáles habrían sido los resultados de una empresa de no haberse producido la crisis del COVID-19. 

Así mismo, la pérdida de ingresos ha de examinarse cuidadosamente y analizar si se debe a problemas del negocio. Por ejemplo, una la menor competitividad en el mercado u otros motivos. También sería fundamental analizar si ciertos gastos son verdaderamente extraordinarios y están asociados a la pandemia o, si por el contrario, vienen de una deficiente gestión anterior a la misma.

El EBITDAC como instrumento de análisis financiero de la salud del negocio

El EBITDA sirve como medida de la salud de un negocio y para analizar la evolución del rendimiento de la actividad ordinaria. En este sentido, el EBITDAC puede ser útil para medir periódicamente la caída de rentabilidad desde el origen de la crisis. Pero cuando las empresas se recuperen y vuelvan a reportar resultados positivos, este indicador financiero ya no será de utilidad.

No es recomendable basar las decisiones en indicadores no regulados por normativas oficiales. Sin embargo, sí lo sería crear informes de consumo interno que aportean visiones diferentes de la misma situación en una compañía, incluyendo cifras o datos conocidos y demostrables. Estos datos podrían incluso facilitar la toma de decisiones a los responsables de su gestión.

Calcular correctamente el resultado bruto y sus posibles ajustes por efecto de las crisis requiere contar con información fiable y actualizada en tiempo real. Y realizar análisis financieros con total trazabilidad que puedan traducirse fácilmente en informes de consumo interno. Dichos informes deberán adaptarse a las necesidades concretas del Director Financiero, el Accounting Director y el Responsable de la Consolidación. 

Utilizar Talentia Financial Performance para generar el informe EBITDAC

Los principales indicadores financieros, sirven de base para el análisis de solvencia o para medir la salud de una compañía. La solución Talentia Financial Performance nos permite componer de manera sencilla estos indicadores financieros usuales y necesarios en el día a día. Por ejemplo: el informe de Resultado Operativo Bruto, el EBT, el EBITDA o el Resultado después de Impuestos. 

Estos informes con validez legal se componen con los datos aportados desde el módulo financiero, tras su parametrización basada en criterios legales o normativos. Con la periodicidad o el nivel de automatización deseado, ofrecen a la dirección financiera una visión completa de la realidad de la empresa.

Talentia Financial Performance permite tener disponibles de forma simultánea, múltiples informes de análisis compuestos por cualquiera de los criterios marcados desde la Dirección. Los usuarios también pueden generar nuevos resúmenes de la situación financiera cuando sea necesario, aplicando nuevos criterios. Además, se puede decidir comenzar desde cero o modificar informes ya existentes. Esta modificación se hace simplemente añadiendo o eliminando resúmenes parciales a las cifras del informe original.

¿Cómo se elabora el informe EBITDAC con Talentia?

El valor real del EBITDA, plenamente definido y consolidado, recibe una estimación adicional de ingresos no generados en la realidad y de gastos realizados por restricciones, prohibiciones o confinamientos imputables directamente a la COVID-19. El EBITDAC muestra la salud de la empresa mediante la inclusión de estos impactos imprevistos.

Para elaborar este informe Talentia Financial Performance parte del EBITDA, añadiendo en éste los nuevos indicadores en forma de cuentas o de grupos de cuentas. De esta manera, nace un segundo resultado operativo de la empresa ajustado a la realidad una vez regresados a la nueva normalidad.