COVID-19 Finanzas | 14 mayo 2020

Presupuestos financieros, ¿cómo revisarlos en el ‘next normal’?

COVID19 Blog Post Presupuestos

El impacto del COVID-19 en la gestión de las finanzas ha sido descomunal. Además de la evidente crisis sanitaria, el coronavirus ha puesto patas arriba todas las previsiones anuales. Se ha hecho necesario elaborar cientos de planes, entre ellos, un plan de emergencia para actuar con celeridad y sortear el impacto económico que ha supuesto el parón de actividad no esencial para muchas empresas.

Sin embargo, todavía es necesario evaluar los riesgos actuales y futuros que tendrán lugar con la llegada del ‘next normal’. Tendremos que actuar y planificar nuevas estrategias y escenarios. Y para ello, los presupuestos financieros y los instrumentos que puedan extraer de ellos todo su potencial estratégico serán de una importancia vital.

Medición del impacto a través de los presupuestos financieros

La crisis desatada por el COVID-19 lo ha cambiado todo. Nada de lo que el presupuesto financiero tenía planteado como esperable durante el ejercicio ha cristalizado. Se ha visto modificada la facturación, los periodos de cobros, o incluso, las condiciones de pagos. Todo esto, de un día para otro, además.

En este contexto, el presupuesto financiero es una de las herramientas principales para evaluar el impacto de la crisis en cada caso particular. Y también para realizar aquellas modificaciones – menores o de mayor calado – relativas a estos ítems que permitan elaborar un plan de continuidad.

Los presupuestos financieros como herramienta para elaborar un plan de choque

A través de la gestión financiera se han de establecer nuevas prioridades para minimizar el impacto y para reestructurar un nuevo plan de acción. Por ejemplo, mediante un estricto control del circulante, un control de los impagos, las previsiones de facturación ante un nuevo escenario no establecido anteriormente en los presupuestos financieros o la negociación de nuevos planes de financiación externa.

Aquellas empresas que hayan apostado por la digitalización con anterioridad, y que dispongan en su dinámica de trabajo habitual con soluciones tecnológicas que permitan esta adaptación de manera más orgánica, podrán actuar con mayor comodidad – dentro de las limitaciones de una situación nueva a nivel global –. El nuevo posicionamiento estratégico también supondrá para ellas, por tanto, una cierta ventaja competitiva.

Estrategias de actuación y planificación para el ‘next normal’

Las modificaciones a corto plazo, son fundamentales. Pero además, los presupuestos financieros también permitirán recabar información real, fiable y pegada al terreno que facilite la toma de decisiones con la mirada puesta en el futuro. El nuevo escenario implica necesariamente una redefinición de las estrategias transversales de las organizaciones.

Y este tipo de decisiones es necesario tomarlas con la mayor cantidad de información posible. El contexto estará muy condicionado por el marco legal que establezcan las distintas administraciones, además de las propias fluctuaciones de mercados y sectores. Pero disponer de datos de la organización que ofrezcan una panorámica completa y real, será de máxima importancia.

De modo tradicional, los presupuestos financieros y la gestión financiera han resultado de extrema importancia para la supervivencia empresarial. Pero tras la certera crisis post COVID-19, los presupuestos dotarán de un mayor protagonismo, si cabe. La actuación y la planificación a tiempo y de manera digital, suponedrán la diferencia entre salir reforzados de esta situación o enfrentarse a un escenario nada deseable.

El salto a la digitalización para crecer

Una actitud decidida con las herramientas apropiadas también pueden hacerle ver que en las peores situaciones también hay ventanas de oportunidad para la transformación, la mejora continua, el salto a la digitalización financiera y, por qué no pensarlo, el crecimiento económico. Todo es cuestión de poner sobre la mesa recursos que faciliten y optimicen las tareas del departamento financiero. En este punto, softwares de gestión financiera que ayuden a acelerar la elaboración de presupuestos en un modo colaborativo, con workflows automatizados y personalizables, ayudarán a ajustar la planificación. Aportando datos imprescindibles para la anticipación y con el convencimiento de que, probablemente, aunque se avecinan tiempos de cambios, la empresa y el departamento financiero están preparados para lo que pueda venir.