COVID-19 RRHH | 6 abril 2020

#YoTrabajoEnCasa: Capital Humano motivado en remoto

#YoTrabajoEnCasa: Capital Humano motivado en remoto

La excepcional situación que ha provocado el COVID-19 en las empresas y el fomento del teletrabajo hacen que, mantener al capital humano motivado, se convierta en un gran reto. Hasta ahora, según los datos del INE, solo el 4,3% de los ocupados en España teletrabajaba de forma habitual. La llegada del coronavirus ha empujado a que esta forma de trabajo se convierta en la norma por cuestiones legales y de responsabilidad. Y como consecuencia, la tasa de personas que trabajan desde casa y las videoconferencias se ha multiplicado por cuatro. En estos momentos, una óptima gestión de recursos humanos a distancia es más importante que nunca.

Las rutinas y los objetivos de trabajo pueden estar viéndose drásticamente afectados a causa del COVID-19. El empleado se enfrenta a una nueva situación en la que su entorno laboral ha dado un giro de 180 grados. Además, el componente psicológico asociado a la crisis del COVID-19 juega un papel fundamental. Las empresas deben tener en cuenta estos factores más allá de la optimización de procesos, y es que, solo un capital humano motivado conseguirá que la empresa salga airosa de esta situación. Focalizar esfuerzos en la gestión de recursos humanos a distancia es indispensable en estos momentos.

Pero ¿cómo se puede llevar a cabo este proceso? Existen muchas formas de hacer efectivo el teletrabajo, como contar con un software que ayude a la gestión de recursos humanos. La suite HR de Talentia puede acompañar a cualquier empresa hacia la innovación de RRHH así como optimizar la gestión del ciclo de la vida completa de cada empleado, donde la motivación es esencial. Asimismo, también hay otros métodos para mantener al capital humano motivado en su teletrabajo. A continuación, se desarrollan algunos de los más destacados.

Planificación: objetivos y horarios

Antes de lanzarse al teletrabajo, es imprescindible tener en cuenta que no es un método que se pueda improvisar. Al contrario; se debe basar en un plan consolidado desde la dirección y la gestión de recursos humanos. La planificación ayudará a que todo funcione correctamente a pesar de que las empresas hayan tenido que adaptarse a esta situación con urgencia.

En una óptima planificación quedarán establecidos los objetivos comunes de la empresa como los individuales de cada trabajador. Es la mejor manera de garantizar la productividad de la plantilla y de mantener al capital humano motivado. También es importante hacer un seguimiento de estos objetivos al finalizar cada jornada, y adaptar la futura planificación en función de lo alcanzado.

En relación a la forma de trabajo de los empleados, no es estrictamente necesario que cumplan con su jornada habitual. Aun así, es recomendable crear rutinas en las que se contemplen varios aspectos. Plasmar las tareas a desempeñar, las horas para reuniones y los descansos, son formas de facilitar la gestión de RRHH a distancia.

En definitiva, cada empleado debe tener flexibilidad para organizar su jornada. Pero siempre se deben tener muy presentes las responsabilidades y las tareas. Es la manera más efectiva de mantener al capital humano motivado.

Importancia de una buena comunicación interna

Ante una situación tan inusual como la que ha causado el COVID-19, es importante que la comunicación interna de una empresa sea más efectiva que nunca.

Gracias al avance tecnológico, existen infinidad de herramientas que permiten una buena comunicación online. Plataformas como Zoom o Skype ofrecen a empresas y empleados mantenerse en contacto diario y fomentar las comunicaciones de una manera fácil y segura. La firma Webex, herramienta de reuniones virtuales para empresas, ha registrado más de 3 millones de reuniones en la última quincena de marzo.

Para una buena gestión de RRHH a distancia, es imprescindible que cada empresa establezca cuáles serán los medios de comunicación que van a usarse durante el teletrabajo. A su vez, los empleados deben tener claro cuáles son estos canales y los accesos a los mismos.

Confianza para conseguir un capital humano motivado

Como parte fundamental de un capital humano motivado, es esencial que el departamento de gestión de recursos humanos deposite su confianza en los trabajadores. Para ello, es imprescindible que cada empleado conozca cuáles son sus responsabilidades.

Organizar grupos de trabajo para los diferentes proyectos y dejar en manos de cada equipo el desarrollo del trabajo puede ser una forma de hacerlo. En este sentido, los supervisores juegan un papel importante, ya que son ellos quienes deben coordinar las tareas de todos los miembros del equipo. Al finalizar cada jornada y según los objetivos establecidos en la planificación, podrá verse la efectividad de cada grupo.

A pesar de estar trabajando desde casa, cada empleado debe sentir que forma parte de la empresa y que esta confía en su labor. La responsabilidad y la confianza son la única fórmula que garantizan un trabajo efectivo por parte de la plantilla.

La llegada del COVID-19 está revolucionando la forma de trabajar de las compañías, instaurando el teletrabajo como parte de la rutina diaria. Quién sabe si, a causa del coronavirus, la manera de entender el trabajo haya cambiado para siempre. Por esto mismo, es imprescindible que la gestión de recursos humanos sepa adaptarse y sea más efectiva que nunca. Ahora, mantener al capital humano motivado debe ser el foco principal para asegurar la supervivencia de cada empresa.

 

Síguenos en LinkedIn